Virus de programa

Mundo


 

COMPUBLI

 


 

EL PROCESADOR O CPU

 

El procesador o CPU (central Processing Unit) es el alma del ordenador, la pieza que mayormente da la capacidad de cálculo y gestión al equipo. La gama de procesadores PC van desde los antiguos 8088, hasta los más modernos Pentium Pro. De todos ellos los más recomendables hoy día son los Pentium y los Pentium Pro de Intel (con varios millones de transistores) y similares de otras marcas como AMD, CYRIX o IBM, aunque todavía hay muchos hogares que disponen de microprocesadores 80486. La velocidad de estos chips, medida en MHz es tan variada como los modelos que existen, pudiendo llegar hasta los 200 MHz. Los modelos a partir del 80486DX incorporan en el mismo chip el coprocesador matemático (NPU, Numeric Processing Unit), mientras que los más antiguos no, se les tenía que instalar en un zócalo especial en la propia placa madre. El procesador 80486SX se diferencia del 80486DX únicamente en la carencia de ese coprocesador precisamente. Estos ordenadores solían poder incorporar el coprocesador matemático 80487SX de Intel, que no era ni más ni menos que un procesador 80486DX completo. Además a este tipo de procesadores se les aplicó más tarde la duplicación y cuadruplicación de sus velocidades internas, dando lugar a las gamas DX2 y DX4. En los procesadores de AMD existían modelos que triplicaban la velocidad, dando origen a los DX3. De esta forma todas las operaciones externas al procesador, como el acceso a memoria, se duplicaban una vez dentro de la CPU, con lo que se trabaja mucho más rápido sin forzar a la placa madre.

 

   La gama de procesadores 80486 trabajan a 32 bits, mientras que los nuevos Pentium trabajan a 64 bits. También han salido al mercado nuevos procesadores que consumen menos energía, trabajan a 3,3 V en vez de los 5 V habituales. Esto permite además un menor tamaño. Las placas madres para poder incorporar estos procesadores deben poder funcionar a este voltaje. Además de estos procesadores, aparecieron en el mercado los llamados Overdrive. Estos chips servían para ampliar el equipo de forma fácil. Su mayor utilidad residía en la posibilidad de incluir un procesador Pentium en las placas preparadas únicamente para procesadores de la gama 80486. Los Overdrive 80486 no eran más que un cambio de nomenclatura, ya que se trataban distintos modelos de 80486DX2 ó 80486DX4. Los Overdrive a Pentium sí son un procesador Pentium al que se le ha retirado el bus de 64 bits para la memoria de trabajo. Este también denominado P24T (por sus 24 patillas) dispone de un bus de datos y direcciones de 32 bits, y tiene una frecuencia externa de 33 MHz. Internamente alcanzan mayor velocidad gracias al efecto de multiplicado. Su caché interna es de 15 Kb. como en el Pentium, y también se ha optimizado el coprocesador.

 

 

CAMBIO DE PROCESADOR

 

 

ANTES DE EMPEZAR

 

   Antes de adquirir un nuevo procesador debe asegurarse de que su placa madre puede soportarlo. Por regla general cada placa base está destinada a un tipo de procesador. La única forma de poner un Pentium en una placa para 80486 es por medio de un procesador Overdrive. Asegúrese también de que su placa aguanta la velocidad del procesador.

 

   Mire también su manual para conocer las interioridades de su placa de modo que pueda preveer al máximo el material que va a precisar.

 

 

CAMBIO DEL PROCESADOR SEGÚN EL ZÓCALO

 

   Las placas más antiguas tienen un zócalo simple en el que va insertado el procesador. Para cambiar el chip en estos casos hay que utilizar una herramienta que actúe como palanca. Hay materiales especiales (con forma de rastrillo), pero se puede utilizar un destornillador de punta plana muy fina. En estos casos es complicado no deteriorar la placa y/o el chip. Si consigue extraerlo sin daños, no tiene más que insertar el nuevo teniendo en cuenta la posición adecuada del chip sobre el zócalo. Para ello fíjese en la marca que hay en la parte superior del mismo, o en la patilla que le falta en la de abajo.

 

   Hay otras placas que incluso tienen el chip soldado. En este caso lo recomendable es cambiar la placa completa. Algunos sistemas poseen un zócalo Overdrive en el que se ha de instalar el nuevo procesador (de este tipo), colocando las patillas sobre los agujeros y presionando levemente. Después hay que cambiar algún switch o jumper (mire en su placa) para desactivar al antiguo. El más moderno de todos los sistemas tiene el zócalo ZIF. Para cambiar el chip en este caso sólo hay que tirar de la palanca que hay en un lateral para que el viejo procesador quede libre. Una vez se retire éste se colocará el nuevo atendiendo a su correcta colocación sin presionar. Mire la patilla que le falta al chip o la marca que tiene en la parte superior para hacerlo. Nuevamente baje la palanca del lateral y ánclela. Ya está todo hecho.

 

 

ACTUACIONES EN LA PLACA

 

   Tras cambiar el procesador hay que trabajar sobre la placa. En las de 486 hay que modificar mediante jumpers el tipo de procesador que se ha incluido (Cyrix, AMD, INTEL, DX, SX), la velocidad del mismo, y el voltaje al que trabaja el nuevo chip. En las placas Pentium debe cambiar en algunas ocasiones todos estos parámetros por el mismo sistema, o según las placas no hacerlo. Para conocer si ha de hacerlo o no, y cómo ha de colocarlos debe mirar en el manual de su placa.

 

 

EL VENTILADOR Y DISIPADOR

 

Todos los Pentium y equivalente lo llevan, y en los 80486 es altamente recomendable. Hay algunos chips que lo llevan incorporado y no se les puede quitar, pero por lo general ambos elementos pueden ser retirados. El sistema de anclaje al chip del disipador es variado. Incluso puede estar unido al ventilador y ser éste el que se ancla al chip, y no al revés. La forma de reemplazar el ventilador es sumamente fácil. Únicamente hay que separarlo del chip levantando las presillas que lo sujetan o deslizando las abrazaderas (según el sistema), y desconectarlo de la fuente de alimentación. Para colocarlo se procede a la inversa. Se conecta a corriente y tras posicionarlo sobre el procesador se cierran las presillas.

 

 

FINALIZANDO

 

Una vez hechas todas estas operaciones sólo hay que cerrar la carcasa y conectar todos los periféricos, encender el equipo y comprobar que los datos que aparecen en la información que facilita la BIOS son correctos. De no ser así, repase los pasos dados, y sobre todo el manual.

 

 

 

 Anterior