Mundo


COMPUBLI


¿Cómo funciona un virus informático?


El funcionamiento de los virus coincide en sus líneas esenciales con el de los demás programas ejecutables, toma el control del ordenador y desde allí procede a la ejecución de aquello para lo que ha sido programado.

Generalmente están diseñados para copiarse la mayor cantidad de veces posible, bien sobre el mismo programa ya infectado o sobre otros todavía no contaminados, siempre de forma que al usuario le sea imposible o muy difícil darse cuenta de la amenaza que está creciendo en su sistema. El efecto que produce un virus puede comprender acciones tales como un simple mensaje en la pantalla, disminución de la velocidad de proceso del ordenador o pérdida total de la información contenida en su equipo.

En la actuación de un virus se pueden distinguir tres fases:

1. El contagio: El contagio inicial o los contagios posteriores se realizan cuando el programa contaminado está en la memoria para su ejecución. Las vías por las que puede producirse la infección de su sistema son disquetes, redes de ordenadores y cualquier otro medio de transmisión de información. Los disquetes son por el momento, el medio de contagio más extendido en nuestro país. Estos disquetes contaminantes suelen contener programas de fácil y libre circulación y carecen de toda garantía. Es el caso de los programas de dominio público, las copias ilegales de los programas comerciales, juegos, etc.

2. El virus activo: Cuando se dice que un virus se activa significa que el virus toma el control del sistema, y a la vez que deja funcionar normalmente a los programas que se ejecutan, realiza actividades no deseadas que pueden causar daños a los datos o a los programas.

Lo primero que suele hacer el virus es cargarse en la memoria del ordenador y modificar determinadas variables del sistema que le permiten "hacerse un hueco" e impedir que otro programa lo utilice. A esta acción se le llama "quedarse residente". Así el virus queda a la espera de que se den ciertas condiciones, que varían de unos virus a otros, para replicarse o atacar.

La replicación, que es el mecanismo más característico y para muchos expertos definitorio de la condición de virus, consiste básicamente en la producción por el propio virus de una copia de si mismo, que se situará en un archivo. El contagio de otros programas suele ser la actividad que más veces realiza el virus, ya que cuanto más deprisa y más discretamente se copie, más posibilidades tendrá de dañar a un mayor número de ordenadores antes de llamar la atención.

3. El ataque: Mientras que se van copiando en otros programas, los virus comprueban si determinada condición se ha cumplido para atacar, por ejemplo que sea cinco de enero en el caso del conocido virus Barrotes. Es importante tener en cuenta que los virus son diseñados con la intención de no ser descubiertos por el usuario y generalmente, sin programas antivirus, no es descubierto hasta que la tercera fase del ciclo de funcionamiento del virus se produce el daño con la consiguiente pérdida de información.

Anterior